Blogia
Cajón desastre

LA NOCHE NOS ATRAPA

SE SINTIÓ ESTAFADA. RESERVADA  Y REFLEXIVA, CALLADA Y TRANQUILA, LE HICIERON CREER QUE PODÍA MOSTRARSE COMO ERA, SIN RESERVAS, ESPONTÁNEA Y FRANCA. Y LO HIZO. LO PAGÓ TAN CARO COMO NUNCA HABRÍA IMAGINADO, LA PAGARON CON EL AISLAMIENTO, CON EL DESPRECIO. SINTIÓ EL DOLOR Y LA SOLEDAD, EL DOLOR DE LA SOLEDAD. SE SINTIÓ ENGAÑADA. TENÍA QUE VOLVER A SÍ, GANARSE OTRA VEZ PARA SÍ MISMA. LA HABÍAN ESTAFADO Y YA NADA PODÍA HACER: LA SABÍAN VULNERABLE, Y SENTÍA CÓMO LA HERÍAN, CÓMO LACERABAN UNA Y OTRA VEZ LO MEJOR DE SÍ, LO MÁS PROFUNDO Y HERMOSO DE SÍ MISMA.

QUERÍA DARSE Y LA RECHAZABAN, Y NO ENTENDÍA EL PORQUÉ. EL RECHAZO Y LA INCOMPRENSIÓN LA HABÍAN CONDENADO AL DOLOR Y AL MIEDO. ¿POR QUÉ NO LA ACEPTABAN? ¿POR QUÉ NADIE LA ENTENDÍA? ¿POR QUÉ?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Anónimo -

Puede ser el riego, o como dice misobrina pequeña: ¡Hay que ver como nos pone Dios las cabezas con edad!

autora -

Pues ¿quieres creer que no recuerdo a cuento de qué escribí eso? Debe de ser el riego.

Anónimo -

Porque somos malas, envidiosas...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres