Blogia
Cajón desastre

Pequeñas reflexiones: ELEGANCIA II

Pequeñas reflexiones: ELEGANCIA II

La mujer más elegante que conozco sabe quién es y lo que quiere, pero no le vale cualquier medio para conseguirlo. Si no lo logra, lo acepta con buen humor, sabe perdonarse los errores porque no busca la perfección: sabe que la perfección no existe. No compite contra nadie, no le interesa ser mejor que los demás, su referencia es ella misma, su éxito es superarse. No va de nada porque no necesita demostrar nada, es natural, auténtica.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Raquel -

Pues yo no estoy de acuerdo. A tí te tengo demasiado cerca. Pero recuerdo la elegancia de tu madre, y era como la de tu abuela: sentido común, saber estar y sobre todo, saber ser.

anonima -

Mi abuela se hacía su propia ropa, incluso los sujetadoes.
Mi abuela no tenía que demostrar a nadie su elegancia, se notaba por allá por donde fuera.
Por desgracia, su elegancia no pasó a mi madre y creo que a mí tampoco, aunque no dejo de intentarlo, sólo por sentirme mejor conmigo misma.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres